Paisos Catalans

diumenge, 1 de març de 2009

Salvador Puig Antich

"Hechos nuevos" para un viejo caso


J. M. L. - Madrid
EL PAÍS - España - 26-12-2006

La declaración del médico Ramón Barjau y la discrepancia sobre el número de disparos que recibió el inspector Francisco Anguas es el principal de los "hechos nuevos" sobre los que el defensor de las hermanas Puig Antich, el abogado Sebastián Martínez Ramos, pretende plantear la revisión del proceso. Pero hay más enigmas. ¿Por qué la autopsia al cadáver de Anguas se hizo en comisaría? Anguas fue llevado al Clínico de Barcelona como herido, pero la autopsia se hizo en la comisaría de Universidad, donde estaba destinado el fallecido. ¿Por qué? ¿Y por qué no se hizo una prueba balística para establecer cuantos disparos se hicieron, y con qué armas?

Según fuentes del Tribunal Supremo, "desde luego, parece que la policía tuvo algo que ocultar". ¿Quizá que el cuerpo de Anguas presentaba otros disparos que los que cita la autopsia, procedentes de las armas de los compañeros del subinspector de policía? La autopsia, practicada por los forenses Gabriel Sánchez Maldonado -ya fallecido- y Rafael Espinosa Muñoz, afirma que uno de los disparos tenía "un orificio de entrada, con tatuaje periférico, a nivel del tercio inferior del cuerpo del esternón en su línea media". El tatuaje es la marca que deja la pólvora en la piel cuando el cañón el arma se sitúa muy cerca del cuerpo. Según las fuentes consultadas, parece lógico que cuando Puig Antich, que estaba sangrando por dos culatazos que ha recibido en la cabeza, saca de detrás de la cintura la segunda pistola, una Astra del nueve largo, y dispara, como él dice, "para huir", Anguas reciba un impacto tan de cerca que el orificio de entrada presente ese tatuaje. A cañón tocante
En cambio, parece menos probable que uno de sus compañeros, por muy nervioso que estuviera, dispare su arma sobre Anguas a cañón tocante, es decir, apoyando prácticamente su arma en el pecho de un compañero. La autopsia describe otros dos disparos: uno situado inmediatamente por dentro de la tetilla izquierda y otro "en el vacío izquierdo, exactamente a la altura del ombligo". En cuanto a por qué la autopsia se realizó en comisaría, "desde luego es extraño pero, al menos desde el punto de vista judicial, no fue irregular", señalan las mismas fuentes. Los forenses mencionaron en su informe que hacen la autopsia al cadáver de Anguas en comisaría, "en cumplimiento de lo dispuesto por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 21". Y en el sumario consta la autorización del juzgado. Pero las fuentes también convienen en que una comisaría no parece el lugar más a propósito para practicar una autopsia, que pudo hacerse mejor en el Hospital Clínico o en el Instituto Anatómico Forense.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada